El hombre y la muerte.

Un día un buen hombre escuchó el canto de la vida y se enamoró de ella. La vida le dió muchas cosas buenas que llenaron su corazón, pero también heridas que lo hicieron dejar un rastro. De todo tuvo con ella.  Él amaba la vida.

Pero cómo todo mortal  llegó al final de sus días y al encontrarse de cara con la muerte le dijo:

-¿Por qué vienes tú a separarme de mi amada? ¿Por qué extiendes tu mano para llevarme lejos de ella?

 La muerte le contestó:

-Hombre insensato  que con tus sentidos crees poder tocarlo todo y le pones nombre a toda forma y creas un sueño en dóndo tu predominas, pero en tu corazón sientes la vida y la admiras y te enamoras de ella y haces cosas inútiles para permanecer con ella. Inútiles porque ese sueño que haz creado eres tu mismo  y porque la vida no es tu amante sino tu madre.

Yo soy la muerte como me haz llamado. Yo soy quién cosecha y  come los frutos del árbol de la vida. Yo no dejo que la fruta caiga podrida. Siempre la corto a su tiempo.

Y hombre…   este día es tu dia.

angel de la muerte

Anuncios

Acerca de portillomorales

I'm one, everyone, no one.
Esta entrada fue publicada en Lectura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s